El trovador

El trovador se presenta del 25 al 27 de abril en el Auditorio Belgrano.

90 ARTISTAS recrearán esta ópera dramática que se estrenó en el Teatro Apolo de Roma el 19 de enero de 1853.

Su triunfo superó todas las expectativas y por eso Verdi recibió el obsequio de una corona de laureles con cintas rojas. Después de la tercera representación, una multitud que empuñaba antorchas acompañó al maestro a su hotel y una pequeña banda tocó bajo su balcón música hasta la madrugada. Era costumbre del compositor retirarse de la ciudad de turno después de la tercera representación, pero en agradecimiento se quedó para la cuarta. Esa noche, el Apolo fue decorado con flores y estandartes.

En los siguientes tres años, tuvo alrededor de 229 producciones por todo el mundo demostrando su inmensa popularidad. Es una obra que requiere un gran elenco de solistas, coro y orquesta. Caruso, exagerando, aseguraba que para interpretar El Trovador se necesitaban los cuatro mejores cantantes del mundo. Lo cierto es que Verdi exige al límite a todos en extensión, expresividad extrema y virtuosismo vocal. Contiene maravillosas y famosas Arias como Stride la vampa, Il balen del suo sorriso, Ah! Sì, ben mio coll’essere…Di quella pira, D’amor sull’ali rosée, entre otras.

Esta es la segunda ópera de la conocida “Trilogía Popular” de Giuseppe Verdi, integrada además por Rigoletto y La Traviata. La temática se centra en el miedo y la discriminación social de manifestaciones culturales que llevan a la sociedad española a rechazar al otro, al diferente, llegando incluso a concretar su muerte.
En la época de las hogueras y los sacrificios, en una trama de venganza y confusión pasional, la violencia se instala como hecho humano incontenible.

La obra refleja la nueva orientación belcantista que Verdi había emprendido en esos años y también el realismo centrado en la tremenda figura de la gitana Azucena.