Galería Güemes

San Nicolás
Galería Güemes es un verdadero tesoro de época para descubrir mientras se recorre el centro de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de un pasaje peatonal de más de 100 metros de extensión (une las calles Florida y San Martín) con un valor cultural e histórico inigualable, en el que se destaca su mítico mirador que reabrió al público en 2013.

El edificio conserva la impronta arquitectónica europea de fines del siglo XIX, con su marcado estilo Art Nouveau. La moderna Buenos Aires posee estas reliquias a cada paso y este contraste es una de sus facetas más atractivas.

La Galería Güemes, inaugurada en 1915, funcionó en el pasado como lugar de compras y de acontecimientos sociales. Albergaba entonces un salón de eventos, un restaurante y un teatro. Había algunas oficinas y departamentos para alquilar de lujo. Considerado el primer rascacielos de Buenos Aires, revestía elegancia con sus detalles en broncearía, con sus avanzados ascensores y con sus imponentes cúpulas de vidrio y hierro, entre otros ejemplos.

Por sus instalaciones pasaron los personajes más reconocidos de Buenos Aires, ente ellos nada más ni nada menos que Carlos Gardel, quien se presentó en 1917. Hoy proliferan locales comerciales de los más diversos rubros: chocolaterías, marroquinerías, librerías, vinotecas y casas de moda que hacen de este paseo un lugar ideal para adquirir regalos. Otro sector está destinado a oficinas, que conviven a su vez en este clásico espacio con restaurantes y confiterías para todo el público.

Galería Güemes es Patrimonio Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y es considerado el primer rascacielos construido en la ciudad, era el más alto de la ciudad. Tiene 87 metros de altura y 14 pisos.

Antes sorprendía la variedad de usos que se desarrollaban en su interior: en el subsuelo funcionaba un teatro, un cabaret y un restaurante. En los pisos que dan a Florida había viviendas y en los pisos que daban a San Martín, oficinas. Además, en la terraza del piso 14 hay otro restaurante con mirador.

Todo ello rodeado por alardes técnicos: ascensores capaces de recorrer 140 metros en 60 segundos; sistemas contra incendios que bombeaban hasta 24 mil litros por hora y demás innovaciones.

Aunque, hoy cuenta con pocas tiendas comerciales, merece ser visitado.

Sin dudas, uno de los mayores atractivos de este emblemático edificio, en la entrada denominada Mitre, es el mirador que permite una vista privilegiada de Buenos Aires desde su piso 14, a 87 metros de altura, y que fue a lo largo de años el punto más alto de la Argentina. Hoy conserva el interés ya que la postal de la Ciudad en 360 grados que ofrece es imperdible. Se pueden divisar desde allí edificios emblemáticos, cúpulas clásicas, el Río de la Plata y hasta la costa uruguaya si el cielo está lo suficientemente despejado. Una foto más que completa para captar a Buenos Aires en sus cuatro puntos cardinales, ideal para tener un primer pantallazo de la Ciudad al llegar o para repasar los sitios visitados desde la altura al finalizar un viaje por La Reina del Plata. La reapertura fue celebrada por turistas y vecinos tras varios años en los que el mirador estuvo inhabilitado. En ese lapso de tiempo, se trabajó para restaurar los daños causados por el paso del tiempo, y los resultados están a la vista con estructuras restauradas aunque sin perder el estilo.

 

Dirección: Florida 165

Visitas de lunes a viernes 15 a 17:40 hs

Entrada: ARS 100 ((residentes argentinos: ARS 50)

Capacidad máxima: 25 personas por grupo (menor acompañado de un adulto)

Horarios: 15:00 hs., 15:20 hs., 15:40 hs.; 16:00 hs., 16:20 hs.; 16:40 hs.; 17:00 hs.; 17:30 hs.; 17:40 hs.

Para grupos que deseen visitar el Mirador por la mañana, consultar al (+54) 114331-3041 Int. 209