Cadore

Heladería Cadore fue nombrada por la revista National Geographic como una de las 10 mejores heladerías del mundo por su sabores de chocolate con Cointreau, dulce de leche granizado y mousse de limón.

Tiene los sabores tradicionales que los habitués aman -como chocolate al cointreau, chocolate amargo, kinotos al whisky y marrón glacé-, también producen sabores nuevos como maracuyá, limonada -con limonada, menta y jengibre- y naranja con jengibre. Pero el dulce de leche es el sabor que hizo a esta heladería famosa y por el que representa a Argentina en el ranking "Las 10 mejores heladerías del mundo" que National Geographic publicó en su libro "Food Journeys of a Lifetime" 2017.

Para elaborarlo se toman el trabajo de hacer el dulce de leche en forma casera, reduciéndolo a fuego lento durante 14 horas. Y si bien

Sus dueños, Gabriel Famá y Domingo Delerba, son la cuarta generación de una familia que comenzó, como muchos de los inmigrantes que llegaron al país, con un sueño.

Cadore nació en 1957 en el mismo lugar que ocupa hoy, en Avenida Corrientes, casi Rodríguez Peña. En ese local finito y angosto se elabora el helado con materia prima original y fresca que permiten que el sabor de los helados sea levemente diferentes en cada tanda.

Cadore es una región del norte de Italia, sita a 110 km de Venecia, cerca de la frontera con Austria y rodeada por los Alpes. Allí a fines del siglo XIX, la familia Olivotti fundó la heladería Cadore, en la que tres generaciones de artesanos trabajaron entre 1881 y 1949 acunando las recetas familiares.